Ícono precolombino: La ranita dorada

Ícono precolombino: La ranita dorada

Todos los animales son importantes para la cadena de supervivencia en el planeta Tierra. Cada uno desarrolla una función específica sin la cual se crea un desbalance que puede llegar a ser fatal para muchas especies. Entre las principales funciones de los anfibios está el control de insectos. Panamá, gracias a su clima tropical, es hogar de más de doscientas especies de anfibios; sin embargo, no está exento de las amenazas que diezman su población.

El 14 de agosto se celebra por ley desde 2010 el Día de la Rana Dorada (Atelopus zeteki), especie minúscula de color oro con manchas negras que forman un patrón único en cada ejemplar. Su abundancia en Panamá–muy especialmente en el Valle de Antón donde era común verla–es cosa del pasado y hoy en día la rana dorada está en la lista de animales en peligro crítico de extinción. Por una parte, el hombre contribuyó a diezmar la población por su atractivo comercial y, más recientemente, se han visto amenazadas por el hongo quítrido, que ataca su piel y ocasiona su muerte en aproximadamente dos semanas. En Panamá, hay varios programas científicos orientados hacia la conservación de estos anfibios de los cuales quedan muy pocos ejemplares en cautiverio. Además, se hace un esfuerzo importante por despertar la conciencia de la población hacia su protección y conservación.

2018-05-08T15:06:48+00:00marzo 20th, 2018|