El compromiso de Buenaventura con el medio ambiente nace desde aquellos primeros días del proyecto. Hoy un nuevo hito marca esta visión, la puesta en marcha del primer vivero de tortugas. 

“Durante años las tortugas han venido a desovar a nuestra playa. Habíamos tenido aproximadamente 26 posturas y siempre tuvimos la intención de llevar a cabo este proyecto”, nos cuenta Alejandro Rivera, mientras nos lleva a conocer un poco más el proyecto. 

Y al llegar a Martini Beach, a un costado, el equipo del PH ha instalado un vivero con unos procedimientos estrictamente definidos para asegurar que el proceso de nacimiento de las tortugas sea el correcto. 

“Casualmente ya nacieron como cuatrocientas y pico de tortugas. Si ellas salen en el día tenemos que recolectarlas y ponerlas en una canasta con arena hasta que todas salgan y  poder liberarlas al atardecer o en la noche porque ellas se georeferencian por las estrellas y la protegemos de los depredadores”, agregó. 

Rivera agradece a la licenciada Jaén de MiAmbiente, una persona que se acercó y les dió todas las guías necesarias para poder montar el proyecto e instruir al personal de seguridad en los protocolos necesarios para poder ejecutarlos y tratar de aumentar el porcentaje de supervivencia. 

“Las tortugas llegan al frente de la playa y nuestra seguridad está pendiente las 24 horas. Ellos llevan los huevos al vivero donde los juntan en una zona cuadriculada -que mide profundidad, tamaño y número- y dependiendo de la especie de tortuga se definen los espacios. Así las etiquetan y comienzan a contar los días -entre 40 y 60- para su nacimiento”, agregó el profesional. 

Y así cuando llega el día, el equipo comienza a ponerlas en recaudo para hacer la liberación en las horas de la noche. La mejor hora para que las tortugas puedan volver al mar. Es nuestro compromiso con el medioambiente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *