Alejandro Rivera es una de las personas que mejor conoce Buenaventura. El responsable del mantenimiento y administración del PH lleva 18 años preocupándose que el complejo se mantenga pulcro y reluciente.  

“Yo empecé en Buenaventura en octubre de 2003. Inicialmente atendiendo  la parte de las áreas comunes y áreas verdes.  En la medida que el proyecto creció fui adquiriendo más responsabilidades  y hoy en día, con un equipo de alrededor de sesenta y cuatro personas,  trabajamos  en la administración del PH”, comenta Alejandro Rivera, Administrador de PH Buenaventura.  

Es uno de los personajes que mejor conoce Buenaventura y testigo presencial de la evolución de la comunidad. Desde aquel puente, el faro y el putting green de los inicios hasta ahora hay un mundo de diferencia. Desde aprender a convivir con el entorno natural a ser un proyecto totalmente autogestionable. 

“Ha sido un constante aprendizaje y siempre demanda algo nuevo. Recuerdo cuando los lotes estaban vacíos y comenzamos a limpiar. Tuvimos que ir aprendiendo a conocer mejor la naturaleza, a entenderla para poder ‘controlarla’. Las noches eran un buen momento para ver cómo se portaba”, recuerda Rivera. 

Hoy Buenaventura es un proyecto consolidado y que se autogestiona. Produce su propia agua potable y se encarga de otros detalles importantes, como por ejemplo la seguridad. El equipo de administración sabe que todo debe estar en la mejor condición posible. Y entienden que este es un trabajo agridulce. Donde no importa lo bien que esté hecho el trabajo, las fallas son las que juzgan la impresión de los residentes. 

“Nos hemos acostumbrado a trabajar con los ojos del propietario. Si vemos que algo no está como debería, procedemos a hacer el trabajo inmediatamente. No esperamos a que el problema suceda. Pero siempre los imprevistos pasan”, sentencia el gerente. 

 

BV: ¿Qué hace el equipo de administración del PH?

AR. En teoría nos dedicamos a la administración y mantenimiento de las áreas comunes. Pero en el campo nosotros entendimos desde el principio que Buenaventura es un proyecto que

 tiene otras necesidades. Así que también prestamos y coordinamos otro tipo de servicios  a los residentes para que estén tranquilos y sin preocupaciones cuando están acá.

BV: ¿Cómo se procesan los comentarios de los residentes?

AR. Generalmente de forma directa e intentamos siempre estar disponible para ellos y con la mejor disposición a solucionar sus inquietudes. Uno tiene que aprender a vivir con los mismos ojos de ellos. Es así. Y es que cuando uno va caminando por ahí y ve algo que no está bien, hay que corregirlo. Si está fuera del programa, se atiende y se soluciona.

BV: ¿Cómo es el día a día de tu operación en terreno?

AR. Uno aquí nunca se aburre. Esto es desde  las siete y media de la mañana hasta las cinco de la tarde y lo que venga después. Por ejemplo, anoche hubo un daño y los residentes se quedaron sin agua. Tuvimos que mover recursos de personal a las siete de la tarde para atender  el caso y resolver por la noche. Al día siguiente en la mañana se hizo la reparación definitiva. Es así. Nuestra responsabilidad es  estar pendientes 24/7. 

BV: ¿Y la seguridad?

AR. Depende 100% de nosotros. La maneja y contrata el equipo de administración. Validamos a cada persona que trabaja en la seguridad de Buenaventura. El residente puede estar tranquilo y confiar en que nuestra selección de personal responde a altos estándares. 

La nueva app de ingreso

El tema del acceso expedito de los invitados siempre fue complejo. Los residentes quieren rapidez pero también que se mantenga la seguridad al interior. Por eso el protocolo de validación es minucioso. En un espacio donde conviven residentes y huéspedes del hotel, es primordial el respeto al proceso. 

Así que buscando una alternativa que le diera seguridad al propietario y fluidez al visitante, la administración encontró en MUNILY la solución perfecta a este tema. “Este es un desarrollo panameño muy ambicioso y que va creciendo en características constantemente”, comentó Rivera. 

El residente debe simplemente bajar la app, hacer su registro y luego envíar la información al sistema, el que enviará un mensaje de whatsapp al invitado para que acceda con un código QR -que será leído en la garita-  a las instalaciones.  Simple. 

El equipo está analizando las funcionalidades del software para ir incorporando otros servicios a través del app. Hasta hoy son cientos de residentes los que ya la utilizan. Mientras tanto seguirán trabajando en mantener a Buenaventura reluciente, segura y anticipándose a los temas críticos que puedan afectar a las personas al interior del complejo. Uno de esos es la educación vial interna. 

“Ese es el reto del Departamento de Seguridad, la Ley de Educación Vial. ¿Por qué? Porque no solo evolucionó, ahora somos más personas ocupando el proyecto y las dinámicas también evolucionan. Mejoran los equipos y todos debemos ser más responsables. Queremos que la comunidad comprenda que hay que tomar conciencia sobre los riesgos que implica el uso de un vehículo a motor -cualquiera que sea-  y que un accidente no sólo afecta  a uno mismo, sino a terceros”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *