El señor Eugenio Vergara llegó a trabajar hace ocho años a Buenaventura y ha visto no sólo la evolución de la comunidad, sino también, la de las mulitas que hoy transitan por Buenaventura. Consciente de ello es que el PH ha lanzado un nuevo Reglamento de Tránsito que regula y  establece multas por el mal uso de estos vehículos. 

“Recuerdo que al poco tiempo de llegar a Buenaventura tomamos a unos ocho adolescentes por manejo descuidado y los formamos a todos y les explicamos los peligros que generaba la actitud descuidada al volante. Y aunque no lo crean, ellos se volvieron las primeras personas en indicarnos luego quienes estaban infringiendo las normas del momento”, señala el Jefe de Seguridad de Buenaventura. 

Y aunque hubo varios padres que le llamaron la atención por la medida, luego entendieron la razón. “La seguridad de la comunidad es lo primero. La de todos, no la de unos pocos. Mi trabajo es que no hayan incidentes de ninguna clase”, señaló. 

Para él, la pedagogía es la clave para poder generar una conciencia en la comunidad sobre el uso de este tipo de vehículos. Tomando en cuenta además, el crecimiento de la población. 

“Las mulitas de hoy no son las de hace ocho años. Han aumentado la velocidad, la capacidad de motor y no se manejan igual. Buenaventura no se nos puede transformar en la escuela de manejo de la playa, porque con el incremento sustancial de personas residiendo -permanente y ocasionalmente- hoy en el complejo, la seguridad se vuelve un tema clave para nuestra sostenibilidad hacia el futuro”, sentenció Vergara. 

Esa es la razón fundamental para que la Junta Directiva y la Administración del PH Buenaventura redactaran un nuevo reglamento de Conducción para ROV´ (Recreational Off Highway Vehicles y que incluyen a motocicletas, ATV’s y RTV’s) cuyo propósito fundamental es unificar criterios, apoyarse en las leyes nacionales que rigen actualmente, definir una norma y hacerla cumplir por el bien y la seguridad de todos quienes transitamos por Buenaventura. 

A partir de su entrada en vigencia en el mes de enero todos los dueños de estos vehículos  deberán llenar un formulario de registro con el PH, el cuál hace conocimiento del reglamento para la conducción y utilización de este tipo de vehículos y los  hace responsable de daños o perjuicios que sus vehículos puedan ocasionar. 

Uno de los aspectos más importantes de este nuevo reglamento es la edad de uso de los vehículos. Como señala en el punto 4 ”Todos los conductores deben tener como mínimo 16 años de edad y portar el permiso de conducir expedido por la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT); caso contrario el personal de conserjería y seguridad quedan facultados para detener el vehículo y ponerlo a buen recaudo en la garita de servicio”. 

El jefe de seguridad es tajante a la hora de opinar sobre el reglamento y las mulitas. “Hemos tenido incidentes menores. La mayoría de ellos porque los conductores no tienen experiencia de manejo e infringen todas las normas de tránsito universales -velocidad, prudencia, destreza- lo que pone en riesgo la seguridad de todos los residentes”.

“Los dueños de esos vehículos deben entender que vivimos en comunidad. Y como tal deben atenerse a la normativa vigente. Y seremos estrictos en su cumplimiento. No podemos seguir viendo a niños conduciendo estas máquinas de alto cilindraje, o niños en las piernas de sus padres al volante, o personas en la cajuela de carga. Si el mismo manual del vehículo lo señala como una prohibición, ¿por qué deberíamos aceptarlo nosotros”, sentenció el jefe de seguridad. 

El señor Vergara hace una reflexión final antes de concluir. “Un descuido puede causar una tragedia. Nuestra tarea es que no sucedan. Y para ello necesitamos la ayuda de toda la comunidad”.