Son los tres conceptos clave a la hora de hablar de cómo lo árboles son una de las clave en el desarrollo del ecosistema de la flora y fauna de Buenaventura. Remigio González nos cuenta un poco de la historia y el impacto que estos han tenido en el medio ambiente. 

Si hay algo que caracteriza a Buenaventura son los Corotú y las diferentes especies de árboles que en ella conviven. Hay escenarios tan instagrameables como el Corotú del hotel o los árboles que dan al green del hoyo 4 una majestuosidad única. 

Nada está dejado al azar. Cómo señala Remigio González, Superintendente de la cancha de golf; “todo esto fue hecho y pedido por el ingeniero Alberto Vallarino en los inicios. Se hizo una planeación para buscar árboles que proporcionen mucho oxígeno, respetando además la flora autóctona de Buenaventura; tratando de preservarla y multiplicarla”. 

Así, desde los orígenes del proyecto, siempre ha existido un propósito de conciencia sobre el medio ambiente en el que vivimos. Para poblar la propiedad se escogió el caobo rojo y blanco dadas sus características de oxigenación al ambiente, su robustez y la cantidad de sombra que da. 

Hoy, además del Caobo y el Corotú, existen otras variedades autóctonas como el Árbol de nam, el Guayacán, el  Nazareno, el Cedro Espino y los Guasimos. Estos últimos son muy importantes en la conservación del suelo y evitar así la erosión. 

“Cada árbol juega un rol dentro de la protección del ecosistema.  Nuestra visión es que debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para preservar el ecosistema y poder mitigar los efectos del cambio climático”, señaló el encargado. 

Y se ha trabajado mucho en el método de cuidado y preservación para que sea lo más respetuoso con el medio ambiente. No se usan plaguicidas o insecticidas que lo afecten, se tratan solamente cuando tienen una enfermedad y existe una poda programada que les permite hacer que el aire filtre por entremedio de las ramas y evitar que no se peguen enfermedades o insectos nocivos.  

BVA: ¿Cómo ha impactado todo esto a  nuestro ecosistema?

RG: “Desde que tenemos árboles y plantas dentro de la propiedad es que estamos creando otro clima. ¿Qué es otro clima? Otro clima es que los rayos solares no nos pegan tan directo porque tenemos muchos árboles que nos protegen del sol, y por otra parte dan sombra al piso, que crea otro ambiente, otra temperatura.

El ecosistema de Buenaventura se está transformando en una invitación a la fauna a vivir aquí. Distintos tipos de aves y animalitos están  llegando de lugares que se están deforestando. Por ejemplo, aquí en los caobos se están viendo ardillas. Aquí estamos creando un entorno de fauna distinto y podemos convivir con ella”. 

La conservación del ecosistema se hace a través de procesos que cuidan una cantidad de detalles a veces inimaginables. Por ejemplo, los guasimos son árboles que crecen en los manglares y ayudan a evitar la erosión del suelo. Bajo sus raíces se desarrolla un microclima con especies que son importantes para el ecosistema.

Por eso le preguntamos cómo saber que el trabajo que se ha desarrollado por años está bien hecho. Y su respuesta la grafica con un ejemplo que puede parecer común a la vista, pero que él entiende cuán importante es.  “Cuando ves esta fauna que llega… y ves un pato con todos sus críos alrededor del agua y no migran  piensas ‘creo que estamos haciendo un muy buen trabajo. Es la mejor satisfacción”.