Víctor Concepción Peren, Gerente General del Hotel, nos  compartió su visión de estos ‘nuevos tiempos’, cómo el hotel se ha convertido en el punto de conexión con la comunidad y los planes de modernización inmediatos. 

“Hemos invertido más de un millón de dólares en la renovación de los cuartos, eso demuestra la confianza que nosotros tenemos en la industria, que por más que esté golpeada, seguimos creyendo fuertemente que se va a levantar pronto, pero que igual requiere ese empujoncito”. 

Esa es la convicción de Víctor quien con más de 20  años en la industria hotelera lídera el hotel desde hace cuatro años, buscando siempre  “generar esa calidez y encanto que caracterizan a Buenaventura”. 

Además de las habitaciones, hacia un concepto más fresco y moderno a toda la experiencia, también se han hecho mejoras y adiciones en restaurantes y áreas públicas. 

“Pronto empezaremos a renovar El Faro, que es el club de playa por excelencia, incrementando la capacidad de sentado, haremos unos cambios interesantes como la creación de unas cabañas y un espacio dedicado a los niños.  Paralelamente esperamos iniciar la ampliación de Corotú SPA, con más cabinas para tratamientos corporales y un gimnasio más amplio. Todo esto para brindar a nuestros residentes y huéspedes la mejor experiencia como sólo Buenaventura sabe hacerlo. Nuestra comunidad está creciendo y debemos crecer con ella, lo que trae consigo ese interés de crear nuevos espacios con  diferentes ambientes en donde puedan compartir desde la opción de playa, terrazas, cabañas, el parque sensorial o simplemente espacios naturales como el Corotú”

El gerente general no duda en destacar al equipo humano y resaltar que gracias al esfuerzo de todos han logrado uno de los grandes objetivos propuestos: de todo el equipo, uno de los objetivos más importantes se ha logrado que es convertir el Hotel Buenaventura en el punto de convergencia.  “En el hotel la comunidad comparte y disfruta momentos especiales con diferentes tipos de actividades organizadas para generar bienestar integral a niños, jóvenes y adultos”, señaló.

Y uno de los aspectos más importantes en su visión es tener una amplia y variada oferta gastronómica. “Nos mantenemos constantemente innovando nuestra oferta gastronómica para brindar a nuestra comunidad siempre lo mejor”. El residente tiene un paladar exquisito y nosotros no sólo tenemos que estar a la altura en la variedad, sino también en la calidad. El equipo siempre está desarrollando nuevos conceptos para variar los diferentes menús”. 

La mano de Víctor y el equipo está detrás de El Faro, Mansa, Puntarena Beach Club, Palapa, Tagua, Criollo y Tai Kai, entre otros, y ahora se están aprestando para el lanzamiento de un nuevo concepto: La Contenta Market en el área de Puntarena. 

“El concepto es totalmente innovador e integra una refresquería, una taquería y un mercado donde van a poder encontrar frutas y verduras de la zona además de otros productos artesanales como salsas, mermeladas y de esta forma crear una vitrina con emprendedores”, sostuvo. 

 

“El cielo es el límite”

Uno de los aspectos relevantes para Victor es poder servir a la comunidad. No sólo a nivel de servicio en los hoteles o restaurantes, sino en sus propias residencias.

“Somos un equipo creativo dispuestos a apoyar a la comunidad brindando diversos servicios de catering, bartender e incluso decoración para las actividades de los residentes desde quinceaños, despedidas de solteros, bodas y celebraciones en general, el cielo es el límite para la imaginación en la organización de los eventos privados de nuestros residentes. Siempre buscamos complacer a nuestra comunidad y ser parte de esos momentos especiales.

Mientras conversamos nos cuenta sobre eventos que han organizado para residentes y los buenos comentarios que han recibido. Es parte de la pasión que Víctor siente por el servicio y cómo la creatividad de su equipo le permite mantener el estándar de Buenaventura y mantener felices a sus residentes.