Hace pocos días nuestro campo de golf fue nuevamente reconocido como el mejor del país. Por eso decidimos escribirle a Troy Vincent, la persona a cargo del trazado y construcción en Nicklaus Design para que  nos contara un poco sobre los recuerdos 

El campo de golf de Buenaventura  se ha convertido en poco más de una década, en uno de los puntos más reconocidos del deporte en el país, llegando incluso a albergar algunos  importantes torneos internacionales como el PGA Tour Latino America.

Este  campo de 18 hoyos con una medida total desde los tees de profesionales de 7324 yardas y un par 72 fue desarrollado a partir de una serie de requerimientos que buscaban ante todo, respetar el entorno en el que se estaba desarrollando Buenaventura. 

Y tras encontrar en Nicklaus Design en socio perfecto para llevar a cabo la tarea, comenzaron los trabajos de trazado y construcción. Troy recuerda a la perfección esos días. 

¿Cuál fue su primera impresión de Buenaventura?

Nuestro primer viaje a Buenaventura fue poco después de la temporada de lluvias en febrero de 2008. Me impresionó la cantidad de desarrollo que ya se había realizado, en particular las maravillosas casas. Habían varios lagos ya creados, vivero de plantas, vivero de césped, un establo (que ahora es la casa club), zoológico y faro. 

La vegetación era muy exuberante con una serie de plantas tropicales con las que estoy familiarizado, pero encontré que los árboles de Corotú eran extraordinarios. Es inusual que un sitio se desarrolle parcialmente antes de considerar la creación de un campo de golf, por lo que desde esta perspectiva, hubo varios elementos que debían tomarse en cuenta, pero estábamos emocionados de trabajar  y sentimos que había una serie de características naturales que podríamos incorporar dentro del campo de golf.

¿Qué aspectos se tomaron en cuenta para el diseño del campo?

El objetivo era crear un curso de estilo clásico que se adaptara a todos los niveles de habilidad. Tuvimos que considerar el desarrollo existente durante el proceso de enrutamiento y queríamos incorporar los lagos y árboles grandes dentro de la estrategia de cada hoyo. Había una serie de factores que debían tenerse en cuenta, como la dirección del viento, la vegetación y, dado que hay una temporada de lluvias, sentimos que era imperativo que el campo estuviera cubierto de arena para permitir un drenaje adecuado, así como para seleccionar el césped correcto, ya que sabíamos habría salinidad dentro de la fuente de agua. 

El lago de riego se propuso originalmente en el área que actualmente es el tercer hoyo, que se planeó como par 3, pero por una variedad de razones, seleccionamos la ubicación actual que nos permitió generar suficiente material adecuado para cumplir con el movimiento de tierras y el taponamiento.. También queríamos crear un campo de golf con «líneas duras», lo que básicamente significa que hay una línea de césped definitiva e incorporaríamos una paleta de siembra autóctona que también ayudaría a conservar el agua.

¿Cuál es su impresión del producto final?

Quedamos muy satisfechos con el resultado. Era importante para nosotros establecer el listón para cualquier desarrollo futuro de un campo de golf que se llevaría a cabo en Panamá y tuvimos éxito en lograr este objetivo. El producto final ha demostrado su éxito con el PGA Tour Latinoamérica que se juega durante el Lexus Panama Classic y el Buenaventura Classic (2014 hasta 2016 y 2019). Buenaventura Golf Club ha recibido numerosos reconocimientos desde su apertura.

Y es difícil no preguntarle a Troy por un recuerdo. “Hay tantos buenos recuerdos de nuestro tiempo con Alberto y Fernando durante todo el proceso, es difícil seleccionar solo uno. Siempre estaré agradecido con Alberto y su familia por su maravillosa hospitalidad. Las muchas noches que pasé como huésped de su casa en Buenaventura, trazando planes y trabajando en la visión que se convertiría en Buenaventura Golf Club. A menudo pasamos tiempo discutiendo asuntos de actualidad, observando los resultados de las elecciones y compartiendo nuestras opiniones personales sin juzgar. ¡La única vez que me ponía nervioso era cuando recorríamos la propiedad mientras Alberto conducía el vehículo de cuatro ruedas! Aunque no nos hemos visto en bastante tiempo, considero a Alberto un amigo que tiene la capacidad de visualizar y la determinación no solo de verlo completo sino de superar las expectativas”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *